Skip links

Existencialismo

Category Archive Subtitle
Asertividad y vínculo afectivo.

Asertividad y vínculo afectivo.

¿Cómo superar el enamoramiento sin ver verrugas dónde antes veíamos preciosos lunares? ¿Cómo dejar de sacrificar nuestra vida en aras a evitar la soledad? ¿Cómo soltar lo que está acabado? ¿Cómo salvar una relación que se está desangrando por momentos? ¡Son tantas las preguntas que

¿Te acuerdas?

¿Te acuerdas?

¿Te imaginas qué pasaría si perdieras la memoria por completo? No saber lo que te gustaba y lo que no, lo que creías cierto y lo que no, lo que te identificaba con tu nombre y personalidad… y lo que no. Estamos convencidos de que

La trascendencia horizontal.

La trascendencia horizontal.

Cada día que pasa siento mayor aversión a las idealizaciones. Y es que de las idealizaciones nacen las ideologías y su “consecuente” proselitismo, pero también las expectativas y su “consecuente” desengaño. Es un pez que se muerde la cola. Vivir en la desazón nos lleva

El mar no tiene puertas

El mar no tiene puertas

Si bien es cierto que cuando hay vocación la convicción es obligada, y, consecuentemente, el esfuerzo debe estar presente, en la mayoría de las ocasiones, la lucha encarnizada es un absurdo despilfarro del ego. Me explicaré. A falta de un dictado en firme de nuestro

Enamorarnos de la vida
Enamorados de la vida.

Enamorados de la vida.

Releía este verano a Irvin Yalom en Love´s Executioner contando cuán difícil es tratar a un impaciente enamorado. Y es que es cierto, hay en la terapia un instinto asesino de esa fantasía amorosa tan placentera, porque el tema va de perseguir la autenticidad, y

Vivir en la abundancia.

Vivir en la abundancia.

Hay muchas palabras y frases que de tanto usarlas van perdiendo su sentido original y se tornan, no un mantra, sino una cantinela intrascendente. Así ocurre a mi modo de ver con el amor, con el “Te quiero”, con el “Vivir el presente, el aquí

¿Bailas?

¿Bailas?

Es sin duda cierto que en los grandes momentos de la vida uno está solo. Puede que se sienta acompañado, arropado, apoyado… pero en verdad uno está solo ante la muerte, ante la incertidumbre y ante la vida. Solamente una madre (o quizás un padre)