Skip links

Tag: Autorregulación

Cómo evitar el “sincericidio”.

Una cosa es ser sincero y otra muy distinta perpetrar un “sincericidio”. Muchas veces pasamos de extremo a extremo: o callamos y nos resignamos, o enarbolamos la bandera de la sinceridad más extrema y proclamamos: “Esto es lo que pienso, lo siento, pero tenía que

¿Vences o Convences?

Cuando no estamos seguros, cuando no somos capaces de convencer al otro, discutimos, polemizamos o nos retraemos y silenciamos, pero esa falta de valentía en evidenciar nuestra incapacidad, nuestra vulnerabilidad, es la que hace que todo se complique. Dice una frase de Ambrose Bierce “Habla

¿Por qué no hablamos claro?

Después de ocho años dando cursos de comunicación asertiva aún me pregunto por qué no hablamos claro de manera más natural y seguimos sin ser capaces de dar un no sin culpa, o un sí con todo el entusiasmo que merece. Me ayudan en esta

Para qué perder el tiempo.

Nada más instrumentalizado que nuestro tiempo ¿Qué haces? ¿Por qué lo haces? ¿Para qué lo haces? ¿De qué te sirve? ¿A dónde te lleva eso? ¿Qué sacas con ello? Constantemente nos invaden preguntas de este tipo (démonos cuenta de cuantas variantes hay) y ese “Pepito

¿No sabes lo que quieres?

La sociedad de consumo ha llevado al “primer mundo” a una paradoja tremenda: “Nunca hemos disfrutado de tanto bienestar, ni sufrido tantos suicidios.” Quizás sea pues momento de reflexionar el porqué se da esa contradicción. ¿Será que ese pretendido “bienestar” no es el bienestar que realmente

¿Pero qué te pasa?

Entre el contacto y la retirada, entre el impulso y la satisfacción, transcurre la vida. El ciclo gestáltico así nos lo indica, y de pasada nos reta a averiguar dónde cortamos ese circuito. Porque, curiosamente, acostumbramos a cortarlo casi siempre en el mismo punto. Más

El hilo rojo de mi karma.

Ayer terminé las 500 páginas de pura emoción que contiene el libro “27 personajes en busca del ser” (Ver reseña en el apartado inspiración) Una gozada. Y esta mañana me he levantado con una única reflexión en la cabeza, sólo hay dos comunes denominadores a

Ser o no ser reactivo.

La autoestima bien entendida no es vanidad, sino capacidad para sostener la incomodidad. En este sentido, la autoestima es el combustible que permite abrir brecha y no entrar inmediatamente en modo reactivo. Entonces, luego, sin carga de juicio, la vida se torna puro aprendizaje. La