Skip links

Tag: Gestalt

En busca de la sensibilidad perdida.

El coreano Byung-Chul Han nos hablaba allá por el 2016 en uno de sus libros de la sociedad del cansancio como fruto de un exceso de positividad. Pero la pandemia lo ha cambiado todo. De la falsa positividad hemos pasado a mi entender a la

La madre que te parió (y el padre que andaba por allí)

Este fin de semana pasado estuve atendiendo a los nuevos alumnos de Gestalt en un stage de cuatro días para trabajar las relaciones parentales. Aún recuerdo cuando fui yo el que escuchaba con atención las directrices y comentarios de Luis Fer (Instituto Hoffman) Hacía escasos

Atrapados en la red.

Sorprendentemente, en la era de las redes sociales, reina la soledad. Rodeados de ruido, de likes y dislikes, de lo políticamente correcto y lo moralmente inaceptable, parece que uno va construyendo su muro de insensibilización hasta el punto de quedar tan solo como mal acompañado.

¿Apoyo/Confrontación o Salvación/Agresión?

El pensamiento occidental parece programado para la dualidad, y la dualidad esconde casi siempre una discriminación moral de bueno o malo. Cuando nos referimos a la relación terapéutica (aunque me temo que sería aplicable a cualquier otro tipo de diálogo o relación) la polaridad apoyo

Dios mío, por fin solos.

Desde hace ya muchos años, la televisión, las redes y todos los medios en general nos invitan constantemente a ver la muerte como un espectáculo público cada vez más truculento y deshumanizado, con lo que se pierde la oportunidad de contemplarla como una inmejorable ocasión

Yo soy así. Yo no cambio.

Siempre he pensado que cuando alguien dice “Yo soy así” está zanjando por las bravas un tema que podría ayudarle a avanzar en el camino hacia su propia felicidad. Tal vez trate de expresar su falta de ánimo para sostener la presión a la que

Los silencios pasivo-agresivos.

El silencio tiene sin duda una profundidad que no alcanza la palabra. El silencio, junto a la respiración, marca ritmos y se instituye como el gran metrónomo de esta efímera vida. No en vano la meditación es el gran recurso para editar una mente apacible.

La familia. Cose di cosa nostra.

Una de las múltiples enseñanzas zen nos dice que no podemos asegurar que nuestra iluminación sea verdadera hasta que no hayamos vuelto al “mercado” y sea puesto a prueba nuestro sereno equilibrio. No basta pues con un dechado de virtudes en soledad, hay que demostrarlas

Mirada integradora. Vivencia sanadora.

Cuando vivimos en piloto automático está claro que predomina en nosotros una mirada proyectiva y de juicio que invita constantemente a la comparación, la queja y la crítica. Tres “aficiones” (o debería tal vez decir aflicciones) que alimentan otras tantas perturbaciones mentales como la ambición,

Entrena tu felicidad.

Este es el título de mi nuevo libro (Ver amazon.es) Un libro cortito pero intenso. Un libro escrito en un lenguaje asequible a todos los públicos, y pensado para poner en práctica las cuatro nobles verdades del budismo en clave moderna. Para ello he tirado