Skip links

Tag: Vivir en presente

En busca de la sensibilidad perdida.

El coreano Byung-Chul Han nos hablaba allá por el 2016 en uno de sus libros de la sociedad del cansancio como fruto de un exceso de positividad. Pero la pandemia lo ha cambiado todo. De la falsa positividad hemos pasado a mi entender a la

La madre que te parió (y el padre que andaba por allí)

Este fin de semana pasado estuve atendiendo a los nuevos alumnos de Gestalt en un stage de cuatro días para trabajar las relaciones parentales. Aún recuerdo cuando fui yo el que escuchaba con atención las directrices y comentarios de Luis Fer (Instituto Hoffman) Hacía escasos

Centrados en el aquí y ahora.

Una de las grandes virtudes de la Gestalt es que no se anda por las ramas y que te invita a aterrizarlo todo en el aquí y ahora. Resulta curioso para el principiante observar cómo el presente resume y alerta sobre los grandes hitos/traumas de

Sin compromiso alguno.

La modernidad líquida en la que vivimos ha entronizado la espontaneidad y el cambio constante como los más grandes paradigmas de la libertad y la autenticidad. Sólo hay que ver a Heráclito resucitado campando por sus fueros en Google y gritando que hay 6.530 millones

Dios mío, por fin solos.

Desde hace ya muchos años, la televisión, las redes y todos los medios en general nos invitan constantemente a ver la muerte como un espectáculo público cada vez más truculento y deshumanizado, con lo que se pierde la oportunidad de contemplarla como una inmejorable ocasión

Estrés, ansiedad o angustia vital. Primeros auxilios.

Cuantas veces habremos oído o vivido eso de “Estoy estresada.” “Estoy estresado.” “Tengo mucha ansiedad.”… y sin embargo, pocas veces nos habremos parado a reflexionar si hay diferencias entre uno y otro estado. ¿Es lo mismo el estrés que la ansiedad? ¿Son todos ellos parejos

Mirada integradora. Vivencia sanadora.

Cuando vivimos en piloto automático está claro que predomina en nosotros una mirada proyectiva y de juicio que invita constantemente a la comparación, la queja y la crítica. Tres “aficiones” (o debería tal vez decir aflicciones) que alimentan otras tantas perturbaciones mentales como la ambición,

Cuatro ansiolíticos de larga duración.

La ansiedad es un repetidor que multiplica nuestro malestar y altera cualquier emoción hasta el punto de hacerla insoportable. Y lo curioso es que ese repetidor lo construimos nosotros mismos. Pero como dicen los buenos amigos Christophe André (psiquiatra) Alexandre Jolien (filosofo) y Mathieu Ricard

Todo es muy sencillo, si no lo complicamos.

Siempre me he sentido atraído por el razonamiento minucioso y elaborado y reconozco que ello me ha llevado a grandes hallazgos y satisfacciones, pero también a neuróticas e innecesarias elucubraciones. En cualquier caso, de vez en cuando me es tremendamente agradable volver a los principios,

Entrena tu felicidad.

Este es el título de mi nuevo libro (Ver amazon.es) Un libro cortito pero intenso. Un libro escrito en un lenguaje asequible a todos los públicos, y pensado para poner en práctica las cuatro nobles verdades del budismo en clave moderna. Para ello he tirado